logo-universia-diversica

MÚSICA

18/04/2007
Históricos

El grito sagrado del rock nacional

"La Balsa", compuesto por Lito Nebbia y Tanguito, es considerado el primer tema del rock argentino. Su grabación, hace 40 años por parte de Los Gatos, marca la fecha de nacimiento del género en nuestro país. Una historia que comenzó en el bar La Perla y que transformó la cultura y la música locales.

ver foto anterior 1 / ? ver foto siguiente

"Estoy muy solo y triste acá en este mundo de mierda". Aquella frase embrionaria surgida de la mente de José Alberto Iglesias, Tanguito, fue la base, la piedra fundacional, de una canción que 40 años después reafirma lo que el diccionario nos devuelve como una de las acepciones de la palabra Himno: "Poesía cuyo objeto es celebrar un suceso memorable".

A 40 años de la grabación de La Balsa por Los Gatos, el rock nacional se constituyó en un auténtico fenómeno artístico y cultural y es mucho más que la música de cabecera de cuatro generaciones.

Cuatro décadas atrás la historia era otra. El mundillo musical estaba dominado por la llamada "música comercial", no se hablaba de bandas sino de "conjuntos" y artistas como Sandro y los que cobijaba el Club del Clán (Palito Ortega, Johnny Tedesco, Chico Novarro, Violeta Rivas) dominaban la escena.

Al mismo tiempo, de un reducto llamado La Cueva, desde las reuniones que los "hippies" hacían en Plaza Francia y desde el bar La Perla de Once, surgía una nueva ola cultural, la otra cara de lo que imponía el sistema.

En aquellos sitios congregaban músicos y poetas como Javier Martínez, Pipo Lernoud, Moris, el citado Tanguito y Litto Nebbia, entre otros.
Fue allí en La Perla, en la Avenida Rivadavia y Jujuy, donde Tanguito le mostró aquellos primitivos versos a Nebbia.

"Tanguito me dice que vayamos al baño porque quiere mostrarme un comienzo que tiene y no sabe como seguir... Esto debido a que le impresionaba que yo manejaba muchas cosas de armonía y el solo tocaba en un tono (el Mi). Allí me muestra ese comienzo y yo tomo la guitarra y sigo la letra y la música hasta completarla. Lo hicimos en el baño porque a los mozos no les gustaba que sacáramos la guitarra en el bar porque le molestaba a los estudiantes, que eran los clientes habituales", contó alguna vez Litto Nebbia para ponerle punto final a la leyenda de quién escribió La Balsa.

A mediados de 1967 Los Gatos ingresaron a estudios para dar una prueba para la compañia RCA.

Allí grabaron La Balsa (firmada por Nebbia y Ramsés VIII, uno de los seudónimos que usaba Tanguito), El Rey Lloró, Madre Escúchame y Ayer Nomás -de Moris y Pipo Lernoud-, entre otras, aunque esta última con una letra suavizada, diferente a la original en la que, según escribió el periodista Marcelo Fernandez Bitar en su libro Historia del Rock en la Argentina, "constituye el primer atisbo de censura ´desde arriba´, dado que la gente del sello le dijo a Litto que la canción no podía salir con la letra original".

El 3 de julio el simple con La Balsa del lado A y Ayer Nomás, en la cara B, empezó a naufragar por las disquerías del país. Los primeros meses a paso lento pero de golpe empezaron a crecer las ventas hasta superar las 200.000 placas, cifra que hoy pagaría cualquier banda por poder alcanzar.

Por largos años, Nebbia rehusó cantarla. En su lugar lo hicieron tantos otros como Charly García, Miguel Abuelo, Moris, Juanse y hasta Jairo, en una versión en francés. Ni siquiera accedió Nebbia a ceder su obra al director Marcelo Piñeyro cuando este filmó Tango Feroz, a mediados de los ´90.

Pero tal vez porque "el tiempo borra las heridas", Nebbia entendió que aquella canción escrita con Tanguito había dejado de pertenecerle, se hizo un poco de todos y volvió a incluirla en su repertorio y hasta a registrar una versión para una colección de discos de Rock Nacional que editó la revista Noticias.

Alguna vez, el propio líder de Los Gatos contó una anécdota que excede el ámbito musical y que marca lo que representó La Balsa para cuatro generaciones de argentinos.

"Un sobreviviente del crucero General Belgrano me contó que mientras escapaban del hundimiento del buque en la Guerra de Malvinas, iban a borde de una balsa cantando la canción para sobreponerse al frío y al difícil momento".

Cuarenta años después, La Perla del Once es motivo de homenaje. Nebbia es respetado como el auténtico prócer del rock y recibe el tributo de músicos más jóvenes, como Andrés Calamaro -quien lo convocó para cantar en vivo y además para que le produzca su último disco El Palacio de las Flores- y como broche de oro Los Gatos vuelven a tocar (ya sin Oscar Moro ni Pappo, fallecidos, y con Rodolfo García y Daniel Colombres, alternándose en la batería).

Dará gusto ponerse de pie y cantar ese himno llamado La Balsa. El Grito Sagrado del Rock Nacional.


Fuente: NA

comentarios de los usuarios

 Dejanos tu comentario



 

Enviar
  • beevoz
  • ¡Conocé BEEVOZ!
    Un espacio donde podés escribir y opinar abiertamente de todos los temas que nos rodean. Escribí, opiná y compartí..
  • beevoz